• 34-918763112 / 34-679656360

Aislamiento exterior

Innovación, Calidad, Eficiencia, Confort…


SATE, Morteros Aislantes y Fachada Ventilada


Entre los métodos de aislamiento exterior de fachada más eficientes se encuentran el SATE, los morteros aislantes y la fachada ventilada.
Contribuyen a la mejora de la calidad constructiva, a la estética y funcionalidad de la edificación.
Estos sistemas de aislamiento se pueden complementar con el empleo de alguna de las técnicas de aislamiento de fachadas por el interior, con lo cual aumentará aún más la capacidad aislante de la envolvente térmica y por ende la eficiencia energética del edificio.
Al realizarse exteriormente, no se reducen espacios interiores, ni provocan grandes molestias de obras para los usuarios en intervenciones de rehabilitación.
Como elemento constructivo, no es capaz de soportar cargas, ni contribuye directamente a la estabilidad del muro sobre el cual es instalado, pero puede contribuir a su durabilidad.

SATE



Estas son las siglas con las que se conoce este método en España (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior).
Consiste esencialmente en la fabricación de una envolvente térmica externa que actúa como abrigo del edificio.
Está formada por un revestimiento aislante de múltiples capas protegido por mortero, fijado mediante piezas de anclaje y adhesivos.
La realización integral de la envolvente con el SATE puede llegar a reducir hasta 70% el consumo energético del edificio.

COMPONENTES


  • Mortero adhesivo y elementos de anclaje mecánico. Los adhesivos pueden ser cementosos, de dispersión (especialmente sobre maderas), o de poliuretano de baja expansión. Y el anclaje consiste en espigas de entre 9 y 12 cm.
  • Perfil de arranque y perfiles para anclaje mecánico en esquinas o en paneles, según la capacidad de sustentación del soporte. Su utilización está determinada por la carga del viento, altura del edificio y las características del panel de aislamiento.
  • Panel aislante de espesor variable. Estos pueden ser placas de poliestireno expandido, de poliestireno extruido, o de lana mineral.
  • Capa base con malla de refuerzo.
  • Mortero de adhesión.
  • Imprimación
  • Acabado final, de distintas texturas y colores.


Condiciones para su montaje

Se cuida que el soporte en el cual se aplique (fachada existente) sea el adecuado y si es necesario un tratamiento previo. Hay que observar su capacidad portante, su superficie, verticalidad y desniveles.
Deben tenerse en cuenta los pasos para conducciones de agua, electricidad, gas, etc. Si fuera necesario, deberá hacerse un saneamiento (limpieza de elementos extraños como clavos, espigas, vegetación, suciedades).
También se controla que la aplicación del material sea correcta, especialmente en la zona de arranque del revestimiento, colocando perfil con goterón. Y velar la aplicación de sellados en zonas de alféizares, y de conexiones con ventanas, aleros, cornisas y cubiertas.
Si el arranque es desde la cimentación, conviene disponer de una barrera impermeable que proteja la fachada. Esta deberá ser colocada en todo su espesor, a más de 15 cm. por encima del nivel del terreno.

Soportes aptos para su aplicación

  • Fábricas de ladrillos cerámicos
  • Bloques de termoarcilla y de arcilla expandida
  • Bloques de hormigón y de hormigón celular
  • Muros de hormigón y de mortero.
  • Paneles prefabricados de hormigón

Ventajas

El sistema es suministrado íntegramente, lo que asegura sus componentes sean compatibles.
Este sistema aporta ventajas sobre otros, como contrarrestar tensiones producidas por cambios bruscos de temperatura, que provocan aparición de grietas.
El SATE se caracteriza además de por su por su eficacia, por la durabilidad y limpieza.

MORTEROS AISLANTES


Están especialmente concebidos para fachadas que requieran de un alto grado de flexibilidad y resistencia mecánica en su revestimiento.
Es muy apropiado para la rehabilitación de edificios históricos o singulares, en los que se pretenda conservar la apariencia original.

Mortero polimérico


Se basa en placas de poliestireno expandido (EPS) revestidas con un mortero polimérico de altas prestaciones, y mortero de acabado.
Este mortero mejora las propiedades elásticas de la capa de regularización, minimizando la posibilidad de aparición de fisuras. Con su utilización se garantiza la impermeabilidad y transpirabilidad del muro.
Se trata de un sistema previsto para el aislamiento externo de muros verticales nuevos o ya existentes y superficies horizontales o inclinadas que no estén expuestas a precipitaciones.
Ofrece una gran variedad de acabados decorativos. Se recomienda en el caso de  soportes de madera.
COMPONENTES
  • Mortero de adhesión
  • Placa aislante
  • Fijación mecánica
  • Mortero de regularización (mortero polimérico de altas prestaciones, libre de cemento)
  • Malla de refuerzo
  • Imprimación de regularización de fondo (en el acabado acrílico)
  • Revestimiento de acabado (mineral en capa fina o de acrílico)

Mortero termoaislante


Se basa en un mortero de cal termoaislante con aditivos especiales que le confieren ligereza y unas propiedades aislantes excepcionales.
Se aplica de forma continua mediante proyección mecánica o manual, con lo cual se obtiene una capa aislante sin discontinuidades.
Puede ser revestido con los acabados mineral en capa gruesa, mineral en capa fina, o acrílicos.

COMPONENTES

  • Mortero termoaislante
  • Mortero de regulación (para acabado en capa fina)
  • Malla de refuerzo
  • Fijación mecánica
  • Imprimación de regulación de fondo (para acabado acrílico)
  • Revestimiento (en capa fina, en capa gruesa o de acrílico)

En la ejecución de las obras con estos morteros es imprescindible observar medidas como:

  1. Revisar las condiciones óptimas de los soportes en cuanto a limpieza, regularidad de la superficie, estabilidad y resistencia.
  2. Respetar las juntas de dilatación de los elementos constructivos.
  3. Utilizar materiales y componentes compatibles, respetar los espesores de cada capa y los tiempos de secado.
  4. Utilizar siempre elementos de protección superiores como vierteaguas, aleros, etc., para un óptimo mantenimiento de las fachadas. También alféizares en las ventanas, con suficiente pendiente para asegurar la evacuación del agua de lluvia.
  5. Colocar un remate en la zona inferior en contacto con el suelo o terreno, o expuestas al agua o salpicaduras. Este podrá ser un zócalo de piedra, cerámica, u otro material resistente al agua.
  6. Garantizar un sistema efectivo de drenaje de las aguas pluviales, tanto de la cubierta como del terreno.
  7. No aplicar con una temperatura ambiente inferior a 5ºC ni superior a 35ºC. Tampoco en casos de lluvia, nieve o viento intenso, durante la fase de secado de los morteros.
  8. Proteger las fachadas de la incidencia directa del Sol durante su instalación, utilizando lonas en los andamios.
  9. Reforzar las zonas expuestas a impactos con una malla metálica extra (balcones, terrazas y zonas de circulación).

FACHADA VENTILADA



Es un sistema de aislamiento exterior muy simple, que fundamenta su funcionamiento en el efecto chimenea por toda su extensión. Su capacidad aislante permite llegar a obtener un ahorro en climatización entre el 25 y el 45%.

Consta de una capa aislante anclada o proyectada sobre el muro de soporte (fachada), y de una capa de revestimiento.
Entre ambas se crea una cámara por la cual circula aire de forma natural (entra aire frío y sube caliente).
Las placas que conforman el revestimiento se vinculan al muro mediante una estructura formada por perfiles, generalmente de aluminio.
En el verano se consigue una menor absorción del calor exterior, y en invierno  una menor disipación del calor interno. Por eso permite poder disfrutar de una temperatura agradable en el interior de la edificación, durante todo el año.
También son una eficaz solución a los problemas comúnmente ocasionados por los puentes térmicos y por la condensación. Esto es posible porque a través de su cámara se evacúa el vapor de agua y la humedad.
Entre sus cualidades están las de ser perfectamente impermeable y un excelente aislante acústico.

Tipos de fachada ventilada

Los tipos de fachada ventilada se definen en general por:
Material utilizado (cerámica, piedra, metal, materiales compuestos, cristal o madera).
Acabados (material al natural, colores esmaltados, diseños impresos con Inkject, y acabados lisos o con texturas).
Fijación de placas (fijación química, anclaje mecánico, fijación sobre guías, o sobre estructura de aluminio).


Ventajas

Ofrece muchas ventajas constructivas, como su ensamblaje rápido, en seco y sin producir escombros.
Las grapas de anclaje de las estructuras están ocultas y diseñadas para no tener que perforar las piezas del revestimiento.
Otra ventaja es que permite pasar todo tipo de instalaciones de manera oculta entre el muro y la capa externa.
También la facilidad de mantenimiento, por la posibilidad de reemplazar piezas individuales, lo que además posibilita otras reparaciones, con solo retirar y volver a colocar piezas en el área  afectada.

Profesionalidad es la clave para asegurar el mejor resultado en la ejecución de cualquier tipo de obra con esta técnica

Somos profesionales con gran experiencia en Revestimientos